La Cava y Restaurante de Bodega Araoz de Lamadrid: Vino, arte y gastronomía de Traslasierra

Descubrí este nuevo lugar para disfrutar de ricos vinos junto a una buena gastronomía, el arte local y la naturaleza en un predio único sobre el Camino de la Costa.

La Cava y Restaurante de Bodega Aráoz de Lamadrid abrió sus puertas en La Población, en el Valle de Traslasierra, con una propuesta que invita a experimentar el turismo del vino, en compañía de una gastronomía simple y casera, en un entorno de arte y naturaleza que emociona.

En un predio privilegiado, las instalaciones de Cava y Restaurante ofrecen diferentes servicios que incluyen la posibilidad de degustar sus vinos junto a sándwiches o una surtida picada. Ya en temporada también se podrá tomar un aperitivo y picotear algo o bien almorzar, merendar o cenar con dos modalidades: una opción marcadamente distinta que invita a comer en su Vivero Restaurante -¡entre plantas y estanques!- y otra alternativa de expendio de comida para consumir en el jardín de 6000 m2, disfrutando de la añosa arboleda, las obras de arte de artistas locales y el imponente marco de las sierras más altas de Córdoba.

Los vinos de Bodega Aráoz de Lamadrid presentan una fuerte tipicidad regional, transmitiendo lo mejor del Valle de Traslasierra y combinándolo con las características típicas de cada uva. Son aromáticos, frutales, fáciles de maridar con las comidas ¡y muy disfrutables!

Por su parte, una tienda de arte y objetos de diseño presente en el lugar, brinda a los visitantes la oportunidad de tomar contacto con el trabajo de numerosos artistas en su mayoría cordobeses y de llevar un souvenir para sus casas.

En suma, ¡una experiencia ineludible para disfrutar!

Sobre la Cava de la Bodega Aráoz de Lamadrid y Peperina Restaurante

Junto al Hotel y Bodega Aráoz de Lamadrid integra un emprendimiento familiar atendido por sus dueños, que se despliega en una finca de 10 hectáreas al pié del Cerro de los Linderos, en San Javier, y 100 hectáreas en Luyaba, Valle de Traslasierra, en Provincia de Córdoba, Argentina. Es una estación obligada del Camino del Vino de Córdoba.

Comprometida con la experiencia que brinda a cada visitante busca, proporcionarle la mejor atención a través de la calidad de sus productos y servicios, la excelencia alcanzada en cada detalle, la vocación de mejora y la autenticidad como principios.

Ubicación, horario y contacto:

  • Camino de la Costa (Ruta Provincial 14) km 142, La Población. Valle de Traslasierra, Provincia de Córdoba. Argentina
  • Abierto de Lunes a Viernes de 11 a 20 hs. (Miércoles CERRADO)
  • Viernes y Sábados de 11 a 24 hs
  • Teléfono: +54 9 11 3422-4530
  • Email: peperinalapoblacion@gmail.com
  • https://cavayrestaurante.com.ar/
  • www.facebook.com/PeperinaRastaurante

Fuente: https://www.circuitogastronomico.com/la-cava-y-restaurante-de-bodega-araoz-de-lamadrid-vino-arte-y-gastronomia-de-traslasierra/

Traslasierra gourmet: guía de ferias gastronómicas y enoturismo de lujo

Para despertar todos los sentidos

La ruta del vino de Traslasierra es tal vez uno de los hallazgos turísticos del momento. Poco sería sin la Bodega Aráoz de Lamadrid, cuya esencia hace a la identidad del lugar.

Para todos los sentidos. La bodega ofrece visitas guiadas, galería de arte y mucho más. (Aráoz)

A pesar de ser un lugar ya establecido, esta bodega tiene apenas un año y nació como un mensaje del universo. Ofrece 10 hectáreas repletas de plantas acuáticas y nenúfares fucsias y naranjas, que se combinan con un exclusivo diseño paisajístico. Es una postal que se une al monte autóctono y los viñedos propios, atendidos de manera orgánica. Ana Jordan, dueña del emprendimiento, describe esta propuesta sustentable, que cuida y honra la naturaleza, los productores, artesanos y artistas.

El hospedaje que funciona en el lugar es un emprendimiento familiar, donde se comparte el hogar de la familia con personas sensibles que estén dispuestas a conocer y valorar lo hermoso del Valle de Traslasierra.

También ofrecen visitas guiadas, una galería de arte, bodega y un contacto con la naturaleza único. “Hacemos una invitación a despertar los sentidos. Queremos sorprender desde los detalles y demostrar que se pueden hacer buenos vinos con uvas cordobesas”, dice Ana.

La posada tiene seis habitaciones con base doble, baño privado y equipamiento completo. Allí se promueven los productos elaborados en San Javier y la invitación es a relajarse en un entorno natural. El desayuno se sirve con vista a las sierras, los estanques, la pileta y las vides. Los huéspedes tienen una visita guiada por el jardín y la bodega, que incluye una degustación de vinos propios con fiambres y quesos de la zona.

La finca cuenta con siete cepas tintas (Malbec, Syrah, Tannat, Ancellotta, Petit Verdot, Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc) y dos uvas blancas (Chardonnay y Viognier). La producción es artesanal y se elaboran 12 mil botellas por año. La modalidad de tratamiento del viñedo es de agricultura integral, donde se usan productos orgánicos y se respeta la naturaleza.

“Estamos frente al gran desafío de hacer el mejor vino con las características de la zona. Favorecemos el vínculo entre las aromáticas y minerales como mica, cuarzo o piedra caliza que trasmiten aromas y sabores. La gente de Córdoba valora y disfruta esta identidad”, explica Ana.

Datos útiles

Sitio web. www.hotelybodega.com.ar.

Informes. peperinalapoblacion@gmail.com.

Redes sociales. @araozdelamadridbodega. Teléfonos. (011) 1534224530, (011) 6642-3455

Fuente: www.voydeviaje.com.ar/cordoba/para-despertar-todos-sentidos

Traslasierra gourmet: guía de ferias gastronómicas y enoturismo de lujo

Traslasierra gourmet: guía de ferias gastronómicas y enoturismo de lujo

Traslasierra es una válvula de escape tanto para emprendedores gastronómicos y vitivinícolas como para turistas que buscan tranquilidad y placeres en la mesa. Este es un recorrido por hoteles con bodegas y por la famosa feria gastronómica de Villa de Las Rosas.4 

El enoturismo ya es una realidad en Córdoba.

El enoturismo ya es una realidad en Córdoba.”Goyo” y Ana muestran una granola artesanal recién preparada.NICOLÁS MARCHETTIJueves 11 de julio de 2019 – 18:39 | Actualizado: 11/07/2019 – 18:39

El tridente conformado por San Javier, La Población y Yacanto de Traslasierra convoca a un turismo de alta gama que busca no sólo un descanso apacible en las sierras sino también gastronomía de nivel en las cuatro comidas del día. Hay un público que ya no quiere consumir medialunas congeladas, frutas de lata o un yogur cualquiera.

El desarrollo del enoturismo con las bodegas y posadas El Noble de San Javier, La Matilde y el hotel y bodega Aráoz de Lamadrid, consagraron a esta porción transerrana como la más top del oeste cordobés. Y con esto podemos decir que ya la mejor gastronomía no pasa por los restaurantes, sino que está en las cocinas de las posadas, abastecidas con muchas delicatessen que son elaboradas en la zona.

Este tipo de hospedajes estuvieron a tope de reservas con el eclipse, pero desde hace un tiempo a esta parte las bodegas con alojamiento trabajan muy bien todos los fines de semana (largos y cortos), con turistas de Córdoba, Cuyo y de otras ciudades del país que van en busca de la tranquilidad pero también de los productos locales que se sirven en sus mesas.

Leonardo Rodríguez, secretario de turismo de San Javier, observa: “Las encuestas dicen que últimamente los visitantes llegan en el 73 por ciento de los casos por el camino del vino. El vino está traccionando tanta gente como la figura del Cura Brochero”, observa el funcionario.PUBLICIDAD

Bodegas boutique

El turista de alta gama busca el placer en todos los sentidos. En los quesos, en los fiambres y embutidos, en cada uno de los platos que se sirven desde el desayuno a la cena. En algunos casos (además de los vinos) gran parte de estas materias primas se producen en los propios predios: leches, huevos, carnes, hierbas aromáticas, frutas, frutos secos y verduras. Todo orgánico y natural en la medida de lo posible.

Además de grandes emprendedores que escapando de Buenos Aires invirtieron millones, plantaron viñedos y levantaron posadas de lujo, en todo el valle hay microemprendedores de delicias que no sólo se lucen en la inigualable feria gastronómica de Villa de Las Rosas (la más antigua y colorida de Córdoba) sino que también proveen a estos alojamientos.

La hostería Las Jarillas y La Matilde son algunos casos que ya fueron reseñados de San Javier. Esta vez visitamos el hotel y bodega Aráoz de Lamadrid, en Finca El Tala, y nos llevamos otra grata sorpresa.

Si bien en Córdoba se produce apenas el uno por ciento de las uvas que se vinifican en el país, el Camino del Vino va tomando fuerza y ya convoca a foodies que buscan buenos lugares para comer y beber, rodeados de belleza natural y servicios de alta gama. PUBLICIDAD

Como un viaje a Mendoza, en el que la comida y los vinos son parte fundamental de la agenda del turista, Córdoba se va instalando con estos espacios y de a poco como un buen destino enogastronómico para paladares exigentes. 

Hacer la visita a una bodega y luego terminarla degustando los vinos en “la hora mágica” del atardecer, viendo cómo la gran montaña se tiñe de ese colorado inolvidable, es un gran momento que cualquier alma sensible sabrá atesorar.PUBLICIDAD

Aráoz de Lamadrid

La bodega Aráoz de La Madrid está dentro de la Finca el Tala, la cual es un caso muy particular. No sólo es hotel y bodega, sino que también es uno de los jardines botánicos oficiales de la provincia de Córdoba. El paisajismo desarrollado por su propietario, Sergio Gregorio Aráoz de Lamadrid, es imponente. Cuenta con 16 estanques con plantas acuáticas, nenúfares, flores de loto y un invernadero con más de cinco mil cactus de todo el mundo, con 500 variedades diferentes de América exhibidas en el cactario y dentro del predio. Se trata de una de las cinco colecciones de cactus más grandes de Argentina.

La ornamentación total (de jardines, habitaciones y espacios comunes) se completa con imponentes esculturas en hierro (en mayor medida) de artistas de la zona, generando sin dudas un complemento perfecto con la naturaleza y los servicios ofrecidos. El “kilómetro cero” aquí no sólo vale para los insumos de las comidas, sino también para los colaboradores de todo tipo.

Los propietarios

Sin duda la presencia de los propietarios, tanto en gastronomía como en hotelería, genera un plus en el servicio. La palabra “anfitrión” toma otra dimensión. Nadie como ellos para interpretar la intención de cada comida o de cada lugar. El visitante se identifica con ellos y anhela o sueña con imitar su carácter de emprendedor liberado de la gran ciudad.

“Goyo” Aráoz de Lamadrid es un personaje muy interesante. Fue paisajista, estudió administración, fundó cuatro escuelas, vivió en varios países del mundo y hoy elige transitar sus días en estas 10 hectáreas de bosque nativo junto con su mujer, la psicóloga Ana Jordan, en San Javier.

Son una más de las muchas parejas y personas que decidieron dejar Buenos Aires para emprender en Traslasierra. Ellos eligieron San Javier, el territorio de moda en esta fracción del tiempo. Junto con ellos se encuentra trabajando en el predio el chef Fernando Hara, quien brilló en el restaurante Unik de Buenos Aires.

Formado en California y en París, fue la mano derecha de Francis Mallmann durante cinco años en los restaurantes que el reconocido chef tiene en Argentina y en Uruguay. Junto a la bodega hay una escultura de hierro que evoca a un cerdo. Eso anticipa que dentro de ese espacio contiguo a las barricas de roble se trabaja en busca de la perfección.

Trabaja con cerdos de la zona y elabora, tanto para la bodega como para otros emprendimientos, chacinados de lujo, cocidos y curados: jamón crudo, lomo ahumado, paté, morcillas, chorizos, ‘nduja, bondiola, guanciale, panceta, lardo, entre otros. Hablamos de la mejor versión posible de todos esos sustantivos gastronómicos. Hablamos de un placer elevado, de texturas y sabores de nivel europeo.

Justamente en este momento, la familia Aráoz de Lamadrid se encuentra en Europa buscando inspiración para reabrir un emblemático restaurante de la zona, que se llama Peperina. Busca levantar allí un restó de lujo dentro de un vivero. Al proyecto lo lleva adelante junto con su vecino, el ingeniero agrónomo Richard Kirton, quien durante años manejó Petersham Nurseries, un conocido restaurante-vivero londinense a orillas del Támesis. Hizo furor en su momento y en ese lugar recibió a muchas celebridades del mundo. A ese nivel juegan estas ligas enoturísticas.

Visita de lujo: Pietro Sorba

Durante ese mismo fin de semana en que visitamos la finca coincidimos con el prestigioso periodista gastronómico Pietro Sorba. El “ítaloargentino” (vive en Argentina desde 1992) visitó Traslasierra con la Agencia Córdoba Turismo para grabar un capítulo de Recetas Argentinas, el micro que se emite por Infobae. 

Pietro es el que cocina esta vez. Esa mañana prendió temprano el fuego en el horno de barro y cocinó un típico cabrito con papas y hierbas serranas. Hasta tuvimos la suerte de probarlo. Al otro día filmaba en los volcanes de Pocho. Empanadas cordobesas sería el menú.

Pietro estaba sorprendido por la calidad de los chacinados, quesos y vinos de la zona, y rescató el hecho de que en todos los casos no se esté tratando de imitar productos de otras latitudes sino que se esté buscando crear una identidad propia, como es el caso del “queso rosense”.

Fuente: https://vos.lavoz.com.ar/comer-y-beber/traslasierra-gourmet-guia-de-ferias-gastronomicas-y-enoturismo-de-lujo

Traslasierra: al encanto de su feria orgánica ahora suma una ruta del vino

Por la ruta del vino

Entre todos los productos de Traslasierra, el vino es el que está haciendo más ruido. Hace 15 años la zona recuperó viñedos que habían sido abandonados. Hoy hay una incipiente, pero prometedora ruta del vino: de las 16 bodegas de la zona, tres están en San Javier y en todas es posible hospedarse.

Los viñedos de la bodega El Tala.
Los viñedos de la bodega El Tala. Fuente: Lugares – Crédito: Sofía López Mañan

La última en sumarse a la ruta fue Finca El Tala, que escapa a cualquier etiqueta fácil. Es una bodega, con hermosos viñedos junto a la pileta, pero también es un jardín botánico y un territorio para desmadejar de a poco. Tenemos dos días para hacerlo. “Cada rincón es una foto”, dice nuestro anfitrión Gregorio “Goyo” Aráoz De Lamadrid. Y no es metafórico. En la puerta de la casa de adobe en la que nos hospeda, hay un estanque con lotos y nenúfares fucsias y naranjas, uno de los casi 20 que se reparten en el predio de diez hectáreas, en el que se preservaron dos de monte nativo. En otro rincón hay un molle de 200 años del que cuelga una tela para improvisar acrobacias.

Siete años tardó Goyo en convertir lo que era su casa en este espacio para recibir turistas. “El Tala representa para nosotros las ganas de estar vivos y de hacer y crear cosas bellas”, comenta mientras invita un blend de su bodega Aráoz De Lamadrid y una bandeja con charcuterie casera que también se elabora en la finca. De la reunión participa el inglés Richard Kirton, con el que tienen proyectos en común -uno de ellos es reflotar el recordado restaurante Peperina, en La Población- y quien también produce ricos Syrah, con uva de Luyaba.

Detalle de las uvas de Finca El Tala.
Detalle de las uvas de Finca El Tala. Fuente: Lugares – Crédito: Sofía López Mañan.

Una confusión con el nombre de la finca remonta la historia a otro siglo y a otra Argentina. “Todos creen que es por el árbol, que es típico de acá, pero en realidad es por una batalla que tuvo lugar en la provincia de Tucumán”. Goyo es chozno de Gregorio Aráoz De Lamadrid, que en esa pelea se batió contra Quiroga, y pasó a la historia como un militar temerario.

Muy cerca de El Tala trabaja quien fue el pionero de la vuelta del vino a Traslasierra. Nicolás Jascalevich se formó en la Toscana y en Francia, y aplicó lo que aprendió en su bodega El Noble, que funciona en el hospedaje Las Jarillas. Tiene 12 mil plantas, el 70% Malbec, aunque reconoce una debilidad por el Merlot. También es enólogo de otras bodegas locales más pequeñas como Viarago o El Boleado. “¿Si tienen alguna particularidad los vinos de Traslasierra? Es una pregunta muy difícil, faltan muchos años para saberlo. Lo que te puedo decir es que de esta zona saldrán grandísimos vinos, que van poder competir con los alta gama de cualquier provincia”, dice con seguridad.

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/lifestyle/traslasierra-al-encanto-su-feria-organica-ahora-nid2252327

Traslasierra: un verano con espíritu cordobés

Muy cerca de Villa de Las Rosas está Los Molles, donde producen vinos de tintos, rosados y blancos, nueces y frutas de estación. La bodega Aráoz de Lamadrid está en la finca El Tala, una docena de hectáreas en medio de una quebrada en San Javier, donde hay un estanque de plantas acuáticas, se hace cerámica y herrería. También fabrican chacinados.

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/turismo/viajes/espiritu-cordobes-nid2185349

Posadas con Encanto “Araoz de Lamadrid

Enoturismo y ferias de lujo

Fuente: Diario del Interior La Voz

Brindis al pie de las sierras

Foto: Hotel & Bodega Aráoz de Lamadrid

Estuvimos en un rincón increíble de Córdoba, ideal para descansar y desconectarte absolutamente de todo,  menos de los paisajes, el vino y el descanso. ¿Quién se prende?

Son sólo cinco habitaciones, todas coquetísimas y con conexión a Internet, cosa de que puedas relajar pero –si te agarra el ataque de ansiedad- también conectarte y revisar tu correo. Pero si algo te aseguramos es que en este punto de Córdoba (en San Javier, camino al cerro Champaquí y en pleno Traslasierra), hay tanto y tan lindo para hacer y mirar que meterte en la Web te va a parecer un embole. Lógico: acá tenés diez hectáreas de árboles, viñedos, unos paisajes increíbles que parecen encenderse a la caída del sol, una bodega, mil especies vegetales y unos anfitriones encantadores, Goyo y Ana, como para que tu relax sea realmente total.

Desde el vamos te aclaran que éste no es un hotel convencional. De hecho, no ofrece servicio de comida (tenés que ir a comer al pueblo o traerte la comida desde ahí) pero  lo mismo te podés comer unas ricas picadas. Pero, y al mismo tiempo, el lugar es demasiado lindo para entrar en esa categoría. Combina la pasión por el vino y la buena mesa con un jardín botánico exquisito, vistas increíbles a la Sierra de los Comechingones  y ese ritmo tranquilo que hizo famosa a esta zona de Cordoba. ¿Para quiénes es ideal un hospedaje como éste? Claramente para parejas enamoradas, porque para familias con chicos el lugar tal vez sea demasiado agreste. También es un gran destino para los amantes del vino y de las cosas ricas.

Punto aparte merece la decoración de este “hotel serrano” (así es como lo definen) en donde los colores y los objetos decorativos (que a menudo son en realidad obra de destacados artistas locales) están presentes tanto en el interior como en el exterior de las habitaciones. Tal vez por eso sentarse a tomar un mate, ponerse a dormir una linda siesta o leer en la galería mientras el día avanza sea todo un gran plan.

¿Otro punto copado? La zona, netamente agrícola, es ideal también para probar (y comprar) chacinados de todo tipo. Son parte central de los desayunos y de la picada de la tarde, y tenés una tienda adonde comprar no sólo embutidos sino también los vinos de la casa. En otras palabras, cartón lleno!

El Hotel & Bodega Araoz de Lamadrid es un pequeño emprendimiento familiar ubicado dentro de la finca El Tala. A su alrededor se extiende un jardín con más de cuatrocientas especies y nada menos que 4.000 cactus que (si sos fanático de esa especie) te van a enloquecer por su originalidad y rareza.  Imperdible el cactario techado en donde están expuestos varios de ellos en vasijas. Fueron comprados por la familia a un coleccionista de cactus de Jujuy.

¿Lo mejor? Que el paisaje característico de la sierra cordobesa se hace más hermoso ahí porque la propiedad cuenta con ojos de agua adonde los lotos, nenúfares y otras acuáticas aportan formas y colores divinos. Los permanentes trinos de los pájaros van a ser la banda de sonido de tu estancia en este lugar.

Si lo tuyo es la enología y los buenos vinos, estás en el lugar correcto. Aquí se cultivan siete cepas de uvas tintas (del Syrah al Malbec, del Tannat al Cabernet Sauvingnon) y una cepa blanca (Chardonnay), que en manos del enólogo de la casa (el mendocino Federico Zaina) se transforman en vinos inolvidables que maridan de maravilla con las delicias de cerdo preparadas en el lugar.

Y ése es en definitiva el plan aquí: comer, matear, caminar, beber, brindar y dormir. Lo bueno del caso es que si no querés alojarte en el lugar porque estás parando en otro lado o vas camino de otro lugar, lo mismo podés disfrutarlo. ¿Cómo? Enganchándote en alguna de las visitas guiadas al lugar. Duran dos horas y media e incluyen un paseo por el jardín botánico, unrecorrido por la bodega y por la cava para sumergirte en cada una de las etapas de la elaboración del vino y -¿cómo no?- una degustación de vinos y fiambres caseros sobre pan ídem. ¿Escuchas ese carrillón? Sucede que el sonido de los metales, los vidrios y los colgantes agitados por el viento que viene de la sierra es también parte del encanto de este lugar. Acordate:  cuando te quieras acordar habrán pasado mil días desde tu llegada. Y aún así no vas a querer volverte. ¿Apostamos?

La data extra y los teléfonos de contacto los encontrás acá: hotelybodega.com.ar

¡Que lo disfrutes!

Fuente: https://descubrirturismo.com/brindis-al-pie-de-las-sierras/

San Javier – Entre sierras y viñedos

A UNOS 220 KILÓMETROS DE CÓRDOBA CAPITAL, EL VALLE DE TRASLASIERRA SE CONVIRTIÓ EN UN PINTORESCO POLO VITIVINÍCOLA CON TRES BODEGAS PARA RECORRER Y DEGUSTAR LOS SABORES DE LA NATURALEZA.

BODEGA ARÁOZ DE LAMADRID

Desde el deck de la Bodega Aráoz de Lamadrid, la vista parece salida de un cuento: los rayos de sol iluminan los viñedos y las flores de loto flotan sobre el agua cristalina. Con el Cerro Champaquí de fondo, desde el Valle de Traslasierra, este adorable rincón cordobés conjuga la tranquilidad de las sierras con el turismo enológico. Y une su propuesta de naturaleza y arte a los caminos del vino en la provincia. “Córdoba se está iniciando en este recorrido. Hace apenas un año y medio formamos la primera cámara vitivinícola. Hoy ya tenemos 18 bodegas en total y somos tres en San Javier”, explica Sergio Gregorio Aráoz de Lamadrid, uno de los impulsores de Finca El Tala. Este proyecto, que tiene como eje central la producción de vino, también incluye una hostería y un jardín botánico con más de cuatro mil cactáceas. Lo cierto es que esta zona tuvo un pasado antiguo de viñas. Entre 1870 y 1980, el terreno plantado en Córdoba era de 500 hectáreas. “El problema fue que la vitis que se usaba acá era americana, algo así como una uva criolla. Y en los años 70 se dictó una ley nacional que sólo permitió producir vino con vitis vinífera. En ese momento, se levantó la cosecha y la producción llegó a su fin”, comenta el emprendedor. Pero además, el cierre de las redes ferroviarias de Villa Dolores marcó otro punto de inflexión. “Hace un tiempo estamos retomando esta industria con mucho trabajo de investigación. Cuando llegamos acá con Ana (Jordan), mi pareja, plantamos un montón de cepas y analizamos cuál crecía mejor. Hoy producimos ocho en total: siete tintas, Malbec, Syrah, Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon, Tannat, Petit Verdot y Ancellotta; y una blanca, Chardonnay”.

“ELEGIMOS ESTAS TIERRAS POR SUS CARACTERÍSTICAS: SU ALTURA –900 MSNM–, SU CLIMA, SU SUELO VIRGEN, LA AUSENCIA DE CULTIVOS ALEDAÑOS Y SU BIODIVERSIDAD INTACTA NOS PERMITEN ELABORAR UN VINO SANO Y MUY FRUTADO”

Sin embargo, hay otras dos bodegas que pretenden desestacionalizar el turismo local y ofrecer actividades durante todo el año. Noble de San Javier fue el primer proyecto vitivinícola que apostó por la zona. “Elegimos estas tierras por sus características: su altura –900 msnm–, su clima, su suelo virgen, la ausencia de cultivos aledaños y su biodiversidad intacta nos permiten elaborar un vino sano y muy frutado”, explica la familia Jascalevich, quien lleva adelante esta tarea desde 2001. El panorama actual: una producción de 16 mil botellas al año y siete etiquetas distintas.

Fuente: https://www.revistauncamino.com/2019/09/01/san-javier-entre-sierras-y-vinedos/

Córdoba Turismo – Bodega Aráoz de Lamadrid

Integrante de la ruta del vino en Córdoba, la bodega Aráoz de Lamadrid forma parte de Finca El Tala en la comuna de San Javier. En este rincón del Valle de Traslasierra se conjugan viñedos y una bodega donde se elaboran artesanalmente vinos tintos, blancos y rosados. Además, posee un jardín botánico y un hospedaje serrano para descansar.

Este emprendimiento familiar nació de la mano de sus anfitriones que eligieron este destino para asentarse y para producir vinos, uno de sus grandes sueños.

En sus doce hectáreas – con un cuidado diseño paisajístico – se observan estanques con plantas acuáticas no invasivas como lotos y nenúfares fucsias y naranjas. Esta postal se une un monte autóctono único y a sus increíbles viñedos, atendidos de manera natural con productos de la agricultura orgánica.

Por los sabores del vino

Desde 2013, su viña comenzó con Malbec y Syrah. Al año siguiente, se agregaron cuatro variedades tintas de Cabernet Sauvignon, Anchellotta, Petit Verdot y Tannat. Luego, en 2016, se incorporó Cabernet Franc y Chardonnay, como la variedad blanca. En total, actualmente, son 10.000 plantas las que aportan ocho cepas de diferentes vinos.

En visita guiada se pueden apreciar estos paisajes y sus instalaciones, que también destacan por poseer dos tanques de fermentación de 4500 kg y otros dos de 2500 kg y una cava donde se encuentran 28 barricas con más de 6000 litros en guarda de roble. Se pueden elegir degustaciones con recorridos o sin ellos. ¿Un plus? Deleitarse con miel casera o fiambres de cerdo, elaborados en el lugar.